lunes, 27 de septiembre de 2010

Magdalena, Amelia y Martirio

(Ensayo escrito por Santiago Masjoan)

La obra de Federico García Lorca La casa de Bernarda Alba trata de diferentes temas de los que rescatamos el deseo de libertad, la sociedad opresiva y la tradición.  Desde otro punto de vista vemos que está presente el tema del odio, la envidia y el dinero. Esta obra posee una característica de García Lorca: todos los personajes son mujeres y entre ellas se encuentran Amelia, Martirio y Magdalena, tres de las hijas de Bernarda.
Con respecto a Magdalena, es la segunda hija, tiene 30 años. Es un personaje principal ya que participa en la obra, está relacionada con los temas señalados y,más aún, es una muchacha que sufre la autoridad de su madre. Lleva el nombre de Magdalena porque, acorde al significado, es una mujer "desconsolada", "lacrimosa", "sensible", incluso es la que llora (recordar la expresión “llora como una Magdalena”). Es la hija más sufrida por la muerte del padre, en esto desciframos que su relación con su padre era la mejor, en comparación con sus hermanas. Podemos citar a Bernarda:
Magdalena, no llores. Si quieres llorar te metes debajo de la cama
Magdalena es una mujer convencida que de que nunca se va a casar, incluso ella confiesa que hubiera preferido nacer varón. Acepta la autoridad de su madre junto con Amelia, ya que no tiene el valor o la determinación de Adela (su hermana menor) de enfrentarse continuamente a su madre. Por esto Magdalena admira a su hermana menor y, al mismo tiempo, representa el respeto a la autoridad de los mayores y la aceptación de las órdenes de Bernarda. Magdalena trata con odio a sus hermanas, salvo a Adela, con quien tiene una buena relación:
“¡Pobrecilla! Es la más joven de nosotras y tiene la ilusión. ¡Daría algo por verla feliz!”
 Por esto la caracterización de Magdalena hacia sus otras hermanas no es buena, se le notan los celos que les tiene a sus hermanas, especialmente a Angustias, porque Pepe la eligió a ella. Se puede ver esto cuando desaparece el retrato de Pepe el Romano y se ríe de la desgracia de Angustias:
“¿Y no se habrá escapado a medianoche al corral? A Pepe le gusta andar con la luna
  Teniendo en cuenta la relación con Bernarda, podemos decir que es una relación basada en el temor y el desprecio. Magdalena tiene un lenguaje monótono, provocador y con frecuencia se expresa irónicamente, esto lo  podemos leer al principio del acto segundo en el momento en que delataban que habían visto a Angustias y Pepe en la ventana hasta tarde, Magdalena acota para empeorar la situación:
“¿Tan tarde? ¿A qué hora se fue?”
Con respecto a los temas de la obra, la tradición de hacer luto por el padre, la acepta; pero el deseo de libertad no es muy fuerte en ella porque no la impulsa anteponerse a Bernarda. Este deseo de libertad tiene que ver con que ella es una más  a la que Bernarda le priva la libertad porque no la deja salir de su casa junto a sus hermanas; también tiene que ver con la sociedad opresiva porque las hijas no pueden estar expuestas a las criticas de la sociedad. El odio se hace presente hacia sus hermanas, excepto Adela, y la envidia sobre todo ante Angustias ya que se va a casar con Pepe el Romano.
Por otro lado, tenemos a la tercera hija de Bernarda Alba, Amelia, una mujer de 27 años. Es un personaje secundario ya que participa poco en la obra. Lleva ese nombre ya que significa "territorio gobernado por un caudillo"; en relación con el texto, su nombre tiene que ver con la autoridad de Bernarda sobre Amelia. Es de carácter tímido y asustadizo, sostiene que el matrimonio tiene que ser por amor, no por otra cosa; también cree que ser mujer es un castigo, lo afirma cuando dicen que a los hombres se les perdona todo en el segundo acto:
“Nacer mujer es el mayor castigo”
La caracterización de los otros personajes con respecto a Adela no es tan visible ya que ella no tiene gran importancia en la obra. Cuando el personaje dialoga con otro, por lo general, comienza controlando a sus hermanas, observando algo de ellas o respondiendo preguntas que algunas veces le son dirigidas. Se pueden establecer citas como: “¿Has tomado la medicina?” o “Llevas desabrochados los cordones de un zapato”. Su lenguaje, como vemos, también es monótono.
En cuanto a la relación que tiene con los otros personajes no es buena, al igual que Magdalena la guían la envidia y el odio, pero en el caso de este personaje no es tan evidente, aparece como oculto en la situación en la que evalúan el amor de Pepe hacia Angustias, ella opina:
Yo también. Angustias tiene buenas condiciones”
Conociendo el contenido de la obra deducimos que Amelia le tiene celos porque Angustias tiene relaciones con Pepe el Romano pero, también, conociendo la opinión de Amelia hacia la tradición del casamiento arreglado, no le agrada que Pepe solicite la mano de Angustias por intereses económicos solamente. Sin embargo, la relación que tiene con Martirio es buena. Teme y odia a su madre Bernarda, quien muestra un carácter autoritario hacia ella y sus hermanas.
Con respecto a los temas, Amelia se relaciona con el tema de tradición ya que se opone al casamiento arreglado y establece claramente esta posición; pero parece aceptar el largo luto luego de la muerte del padre. También puede decirse que es privada de la libertad por Bernarda, al igual que sus hermanas, y siente odio y envidia hacia alguna de sus hermanas.
La cuarta hija, Martirio es un personaje principal a quien Bernarda le canceló la boda con Enrique Humanas, por eso le tiene celos a Angustias. Es la que más sufre  la sobreprotección y la falta de libertad, también es la más fea de todas las hermanas. Su nombre deriva de "mártir" (el que muere o sufre tormentos por la religión). Luego de que su posible noviazgo se viera frustrado, ella opina:
“Es preferible no ver a un hombre nunca […] Dios me ha hecho débil y fea y los ha apartado definitivamente de mí”
Cuando ella participa en los diálogos parece estar siempre en contra de los hombres, algunas veces cuestiona su pasado y la opresión de Bernarda. También utiliza un lenguaje con amenazas y autodefinición donde demuestra una baja autoestima ya que ella se sabe fea y no tiene ningún problema de admitirlo, esto muestra una maduración del personaje. Así como muestra maduración, muestra unos celos especiales contra Angustias ya que a ella no le cancelan el casamiento y, además, va a ser la mujer de Pepe el Romano. Por lo tanto, su opinión sobre ella no va a ser buena y en algún momento se compara con ella:
“No tiene ni más ni menos que lo que tenemos todas”
Más aún, es por los celos que le saca el retrato de Pepe el Romano a Angustias. También  la relación con Adela está basada en el odio y se demuestra teniendo discusiones con ella como al final del segundo acto cuando la amenaza:
“Yo romperé tus abrazos”
Como ya nombramos, Martirio tiene una relación de odio y envidia con las hermanas; sin embargo, tiene una buena relación con Amelia. Con respecto a Bernarda tiene un odio muy grande, además le molesta mucho la falta de libertad; La Poncia no se olvida de que le canceló el noviazgo. Más aún su madre tuvo actitudes de violencia física con Martirio, citando ese momento:
“(Avanzando y golpeándola) - ¡Mala puñalada te den, mosca muerta! ¡Sembradura de vidrios!”
En relación con los temas, al igual que las otras hermanas, Martirio tiene que ver con el tema de la falta de libertad y la tradición, la sociedad opresiva al pertenecer a esa casa en la que opinan todos mal sobre los que no respetan las tradiciones (exige que la hija soltera de la Librada “pague lo que debe”). Además, Martirio siente odio por alguna de sus  hermanas y envidia a Angustias.
Para concluir podemos ver que en este libro, García Lorca elige representar algunos temas con algunos personajes, pero lo que sorprende es que el odio y la envidia es común entre las hermanas.  

5 comentarios:

  1. me gusta mucho la obra y la manera simbolica en que utiliza los nombres de lso personajes Lorca.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias para escribir eso, buena analisis que me ayudo muchisimo!

    ResponderEliminar
  3. Martirio no sabe que se canceló la boda, piensa que el tal humanes nisiquiera tuvo intencion de verla y que todo fueron malas lenguas, por eso Poncia amenaza a su madre con decirselo a Martirio.

    ResponderEliminar
  4. Não foi a Madalena que disse a Angústias: " E não terá fugido à meia-noite para o curral? O Pepe gosta de andar ao luar!"
    foi a Martírio! Mas obrigada por estas informações, pois como eu neste momento estou a fazer a "Casa de Bernarda Alba" ajuda muito

    ResponderEliminar