martes, 28 de septiembre de 2010

Pepe el Romano

(Ensayo de Facundo Martínez Paz)


La casa de Bernarda Alba (1936) es una obra teatral escrita por Federico García Lorca. Ofrece la historia de Bernarda Alba, una mujer de unos 60 años, de un gran fanatismo religioso y una voluntad inquebrantable, la cual, luego de la muerte de su segundo esposo, decide instaurar en su casa un riguroso luto de ocho años, que, obviamente, afecta los planes de vida de sus cinco hijas (Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela) que viven con ella. En este ensayo intentaré describir uno de los personajes de esta obra: Pepe el Romano.
Muchos autores consideran que a la hora de caracterizar a los personajes de La casa de Bernarda Alba se debería hacer una clara diferenciación entre los personajes visibles y los personajes aludidos, es decir, aquellos que no tienen guión ni aparecen en escena pero que son constantemente nombrados y tienen trascendencia en la obra. Pepe el Romano es un personaje aludido, un personaje omnipresente. Sin embrago es difícil establecer si es un personaje principal o secundario ya que, si bien no tiene diálogo ni aparece físicamente en escena, sus acciones son claves para el desarrollo de la obra, a tal punto que es él quien desencadena el problema principal. Por otra parte, no es menor el detalle de que sea Pepe el único hombre en la obra (cabe recordar que las obras de teatro de Lorca se caracterizan por tener personajes mayormente femeninos).
Pepe el Romano es un hombre joven, de unos 25 años. En cuanto a su apariencia física el autor no hace una clara descripción, sin embargo sabemos, por comentarios de las hermanas, que Pepe es el hombre más codiciado del pueblo y es muy apuesto. En cuanto al aspecto social se sabe que Pepe pertenece a un estrato social alto, lo que permite, en cierto sentido que Bernarda, la cual es muy prejuiciosa y tiene muy en cuenta esos elementos, apoye el futuro matrimonio entre él y Angustias. De su personalidad se sabe poco, pero una de las características más importantes es su gran codicia, él ama a Adela, pero busca casarse con Angustias no por otra cosa que por el dinero, y esto es expresado perfectamente en la siguiente cita:
“MAGDALENA.- Si viniera por el tipo de Angustias, por Angustias como mujer, yo me alegraría, pero viene por el dinero.” (página 28).
                Pepe el Romano es un personaje de vital importancia en la obra porque, como lo he expresado anteriormente, es justamente él quien desencadena el conflicto en la obra. Con su gran poder de seducción logra conquistar a tres hermanas: Angustias (con quien piensa casarse), Adela (a quien ama y con la cual mantiene una relación de amor secreta) y Martirio (quien lo ama en silencio), lo que crea un enorme conflicto en la casa y representa una amenaza para Bernarda. Esta relación de amor secreta que él mantiene con Adela es descubierta por Martirio, lo que da lugar así al mayor conflicto de la obra y provoca la ira de Bernarda al punto de querer asesinarlo cuando lo descubre.
Este personaje puede ser claramente identificado con uno de los pecados capitales que es la lujuria, la cual se define como el “exceso de un deseo sexual desordenado e incontrolable”. Pepe el Romano mantiene relaciones con varias mujeres a la vez, y estas relaciones son tan fuertes al punto que Adela, con solo pensar que Pepe ha sido asesinado, se suicida.
            Podríamos decir que existe una estrecha relación entre uno de los temas principales de la obra y este personaje: el rol de la mujer. Es justamente por su amor hacia Pepe, que Adela se rebela y decide hacer algo que una mujer de la época no hubiera hecho jamás: escaparse de su casa para ir a acostarse con un hombre que no es siquiera su marido y piensa vivir como una querida.
En cuanto a su nombre, claro está que Lorca no le puso ese nombre porque sí sino porque este denota muchas de sus cualidades. Por un lado “Pepe” es el apodo del nombre José, que significa “el puro”, sin embargo el hecho de que se lo llame por su apodo y no por su nombre demuestra que él no es completamente puro, en cuanto a su relación con las mujeres. Por otra parte, “el Romano” hace referencia al carácter conquistador del antiguo Imperio Romano, ya que él es un conquistador de mujeres. En este sentido se lo asocia con el caballo garañón (el semental que está encerrado y que Bernarda autoriza lleven al corral). Otro significado sería “Extranjero”, de hecho Pepe no parece ser del pueblo.
         Su relación con la casa en sí es mínima, pero su impacto en la casa sí es importante ya que él crea un conflicto muy grande entre las hermanas, las cuales se disputan su amor de una manera brutal.
        Sensato sería decir que Pepe el Romano, si bien no aparece jamás en la obra, tiene un rol de gran importancia para el desarrollo de la misma, y sin él, la obra no podría ni siquiera imaginarse. Es muy interesante su personaje, y detalles como el porqué se su nombre hacen de esta obra una de las más reconocidas de la literatura española.

2 comentarios: